Seguinos en

La Voz de Los Barrios

A DOS MESES DEL BRUTAL ATAQUE A UNA FAMILIA LA JUSTICIA NO DA RESPUESTAS

Noticias

A DOS MESES DEL BRUTAL ATAQUE A UNA FAMILIA LA JUSTICIA NO DA RESPUESTAS

A DOS MESES DEL BRUTAL ATAQUE A UNA FAMILIA LA JUSTICIA NO DA RESPUESTAS

 

Diario TIEMPO ARGENTINO

Marcelo Teilleri, un comerciante de 45 años, estaba en el garaje de su casa, ubicada a unas 15 cuadras del centro de Junín, practicando su afición al canto. Fue interrumpido de repente cuando un patrullero estacionó frente a la puerta.

“Cuando salí al porche vi que eran entre seis y ocho policías. Me dijeron que yo estaba violando la cuarentena y que estaba cometiendo un delito federal. Yo le dije que no era así, que estaba en mi casa con mi esposa, mis cuatro hijos, uno de ellos cantante profesional, y mis tres nietos. Me dijeron que tenía firmar un papel, y les abrí la puerta. En ese momento, uno me pegó una trompada a traición en la nariz. Me tiré para atrás porque empecé a sangrar y ellos se metieron y me empezaron a pegar entre todos”, cuenta Marcelo.

Al primer grupo de policías –continúa– se le sumó otro, así que eran como quince. Mi hijo mayor bajó de la planta alta y le pusieron una pistola en el pecho mientras le gritaban que se tirara al piso. Una vez que lo hizo, le empezaron a pegar en la cabeza. Otro de mis hijos, el de 17 años, se escondió en el baño y pudo filmar como me seguían pegando cuando ya estaba esposado.

Después del calvario, que incluyó destrozos en la vivienda, Marcelo, su hijo de 22 años y su mujer fueron llevados detenidos a la comisaria segunda. Alrededor de las cuatro de la mañana, el jefe de turno del comando patrulla, subcomisario Jorge Montenegro, le dijo a Marcelo que habían comprobado que eran una “familia de bien” y les pidió disculpas por el “malentendido”.

La policía invadió la casa del comerciante sin orden judicial, abusó, pegó, destrozo los llevó detenidos. El fiscal Javier Ochoaizpuro, a cargo de la investigación por “averiguación de ilícito”, declaró a Junín24 que “hasta el momento lo único comprobable es que Teilleri infringió el artículo 8031 del código de convivencia urbana, y podrá ser sancionado por el juzgado correccional. Queda ahora comprobar si hubo abuso de autoridad por parte de los policías o resistencia a la autoridad por parte de Teilleri”.

Pasado dos meses la justicia ha sido inoperante. No se ha pronunciado. Ni hubo detenciones para los golpeadores ni se dio a conocer la investigaciones y se deswconoce si se labró un acta por abuso de autoridad.

Esperemos que el fiscal Javier Ochoaizpuro, le dé una respuesta a la sociedad de Junín y en especial a la familia del comerciante agredido. En democracia estas investigaciones merecen tener un tiempo lógico para que la justicia se gane el respeto de la ciudadanía.

Continue Reading
Arriba