Seguinos en

La Voz de Los Barrios

A SEIS AÑOS DEL FALLECIMIENTO DE LILIA FERREYRA, LA COMPAÑERA QUE AYUDÓ A WALSH A DIFUNDIR LA CARTA A LA JUNTA MILITAR

Derechos Humanos

A SEIS AÑOS DEL FALLECIMIENTO DE LILIA FERREYRA, LA COMPAÑERA QUE AYUDÓ A WALSH A DIFUNDIR LA CARTA A LA JUNTA MILITAR

A SEIS AÑOS DEL FALLECIMIENTO DE LILIA FERREYRA, LA COMPAÑERA QUE AYUDÓ A WALSH A DIFUNDIR LA CARTA A LA JUNTA MILITAR

 

Mostró los originales de la Carta Abierta a la Junta Militar, que ella había contribuido a divulgar.

Lilia Ferryra falleció el 31 de marzo de 2015. Supo coordinar el espacio de la ex Esma. Trabajó en la editorial Jorge Álvarez, en los diarios La Opinión y Página/12 y en los últimos años de su vida se desempeñó como asesora de la Secretaría de Derechos Humanos.

Fue pareja del escritor Rodolfo Walsh, asesinado en la Av. San Juan y Entre Ríos, en Buenos Aires el 25 de marzo de 1977 por un Grupo de Tareas de la Marina y su cuerpo fue llevado a la Esma donde paradójicamente Lilia dio su aporte con su trabajo a mantener viva la memoria a comienzos del siglo XXI.

Conoció a Walsh en 1967. Hace unos años en un documental en Canal Encuentro manifestó que: “Tuve muchos trabajos pero todos ligados a mi idea de transformar este mundo”. Consideró al escritor como su gran amor. Se integró a la militancia en el peronismo revolucionario de los setenta y las tras la “primavera camporista”, pasó a la clandestinidad. Conoció el exilio externo (estuvo en Cuba) e interno, cuyo último refugio junto a Walsh fue en la localidad de San Vicente.

Después del asesinato de Rodolfo Walsh el ejército irrumpió, robó y destruyó el inmueble donde vivían. Unos documentos de la inmobiliaria encontrados entre las ropas del escritor hicieron que los grupos de tarea descubrieran el domicilio de la casa. Felizmente Lilia llegó horas después con la hija mayor de Rodolfo salvando milagrosamente su vida. Entre los objetos robados se llevaron un Fiat 600 perteneciente a la familia de Lilian que vivían en Junín (B).

“El curso político abierto en el 2003 y la derogación de las leyes de obediencia debida y punto final, me devolvieron las ganas de vivir”, solía repetir.

En el 2010, en el segundo juicio por los crímenes de la Esma pudo declarar sobre el asesinato de su compañero y mostró los originales de la Carta Abierta a la Junta Militar, que ella había contribuido a divulgar.

Continue Reading
Arriba