Seguinos en

La Voz de Los Barrios

“DONDE HAY UNA NECESIDAD NACE UN DERECHO”

Política

“DONDE HAY UNA NECESIDAD NACE UN DERECHO”

“DONDE HAY UNA NECESIDAD NACE UN DERECHO”

 “Puedo tolerar a los que siempre tuvieron la misma posición; me indigna hasta las tripas ver hombres y mujeres comprometidos con la justicia social ceder tan fácil en una cuestión ética crucial del pensamiento humanista y popular: nunca se debe responsabilizar a los excluidos de sus propios padecimientos. Nunca se debe criminalizar una demanda social. El peronismo enseñó que donde hay una necesidad, nace un derecho… no un delito”.

Juan Grabois

El mejor capital de La AGRUPACIÓN EVITA JUNÍN es el conocimiento de la realidad de los barrios y de los asentamientos. Una realidad que le permite, a la hora de hablar acerca del déficit habitacional, poder emitir opiniones y consideraciones de envergadura por la compresión de la situación.

Oscar Farias referente de la AGRUPACIÓN EVITA JUNIN

El antiperonismo fue y será más fuerte que la patria. A tal punto que fue capaz de poner en duda el patriotismo de nuestros libertadores: “Mi querido Rey, me imagino la angustia de aquellos por separarse del reino de España”, palabras del último depredador que representa a lo peor de las miserias humanas.  Acercarse al sistema capitalista salvaje para “no molestar” es temerario. No vemos con buenos ojos que representantes del gobierno actual caratulen mediática y judicialmente de “delincuentes” a aquellas familias que por imperio de la necesidad deciden ocupar un terreno vacío, deshabitado, sin cercas, ni límites.

Aquí hay un problema a resolver que sin duda hoy tendría que estar en la agenda pública como política de Estado. Esto no se soluciona apenas con un plan de viviendas, 500 para Santa Fe, 50 para Junín, 100 para Lujan, hay que impulsar la ley de hábitat de desarrollo urbanístico para sectores populares y de ahí ir nivelando hacia arriba.

¿No están consagradas en nuestra Constitución Nacional el derecho digno al trabajo y la vivienda? ¿No se habla en ella de la justicia y la solidaridad como pilares del pueblo argentino? ¿No son deberes del Estado su cumplimiento? ¿Las tierras ociosas de nuestra patria no deberían estar disponibles en momentos como este en el que el déficit habitacional ha tocado límites indecibles?

¿No son estos que hoy alzan sus demandas contra el Estado – los sin techos, los pobres, los indigentes -, los que durante cuatro años colmaron las calles contra un gobierno y un modelo que los despedazaba? ¿Merecen estos que se les cuelguen rótulos denigratorios como “delincuente”, “vagos”, “criminales”, “okupas”? ¿No deberían emplear esas calificaciones para los enemigos del patrimonio nacional que han evadido, estafado en estos últimos cuatro años al país con total impunidad?

Es cierto que punteros, vivillos y hasta algún funcionario público puedan participar de estas tomas, y no estamos de acuerdo en absoluto, pero lo hacen aprovechándose la necesidad de los otros, si no hubiera necesidad estos malos ejemplares humanoides no estarían sacando ventaja de la situación. Si el Estado y las organizaciones sociales no hubieran acudido a solucionarles el problema de comida a los millones de desempleados por el virus, los saqueos a los supermercados estarían a la orden del día. Pero no hubo, no hay, ni existe la posibilidad de saqueos, justamente por la veloz asistencia en término. Tomemos este ejemplo para trasladarlo a la ocupación de terrenos.

No dejamos de reconocer el enorme esfuerzo que esta gestión está llevando a cabo para mitigar el hambre, la desocupación, la marginalidad que ora por causa de la pandemias, ora por causa del país que dejo la alianza Cambiemos acucian al país. Pero esta tarea ha sido posible por la militancia solidaria de las organizaciones sociales de base que han logrado evitar la disolución de los lazos sociales. Sin la contención, el amparo, la ayuda de estas últimas el país hubiera recaído en las mismos episodios de caos social que muchos argentinos recuerdan con pesar.

Sería un error tremendo que los compañeros dirigentes del Frente de Todos se propongan judicializar el reclamo de estos nuevos descamisados y de las organizaciones sociales que los acompañan. Las elecciones les han dado a los dirigentes políticos de la Coalición la oportunidad de ponerse al frente de un gobierno popular, reconstruir la unidad del campo nacional en dialogo directo con las bases; recuperar las ideas faro del movimiento; dialogar con los compañeros que están al frente de estas demandas sociales (sean o no peronistas); lanzar un plan de urbanización para las clases populares y/o de terrenos accesibles para los beneficiarios de los planes PROCREAR. ¿No sería un alivio para la inmensa mayoría del pueblo que está pasando necesidades (nueve millones de IFE, 11 millones de jubilados, 60% de trabajadores en negro, miles de agricultores familiares en extrema necesidad) obtener respuesta de un gobierno que fue elegido como contrapuesta del modelo de exclusión neoliberal que llevo adelante el expresidente Macri?

Es hora de recapacitar el decir de Alberto Fernández. «Somos peronistas, es cierto, pero no somos el gobierno de los peronistas, somos el gobierno de los argentinos y así trabajamos. Desde este espacio somos conscientes que la política nacional siempre ha estado reñida por pujas de intereses, de alianzas y acuerdos interclasistas; pero eso no puede llevarnos a un escenario en el que debamos olvidar que nuestros ideales están al servicio de una lucha contra la desigualdad. Precisamente, porque somos peronistas es que abrazamos la lucha por la justicia social».

 

Por AGRUPACIÓN EVITA

Oscar Farias, Héctor Pellizzi, Hugo Suarez, Juana Tonetto, Marcelo Yanquelen, Natalia Andrini, Orlando Cordoba, Ines Irusta, Luciano Celis, Yamila Rodriguez

 

Continue Reading
Arriba