Seguinos en

La Voz de Los Barrios

LA CULTURA EN PANDEMIA

Cultura

LA CULTURA EN PANDEMIA

LA CULTURA EN PANDEMIA

Por Oscar Farias*

 

Estos carnavales en pandemia encuentran a las batucadas populares entre la desazón de no poder presentarse en público y el desafío de seguir ensayando y preparándose para el futuro.

Oscar Farias

Desde la Casa de la Cultura Popular Horacio Alonso hemos podido retomar los ensayos con la batucada «Escándalo» a cielo abierto, por supuesto con distancia y barbijo. También proseguimos con la obra de construcción de una sede y un futuro saloncito comunitario.

Con inmensas dificultades económicas nos lanzamos a este sueño cuando la Diputada Valeria Arata nos donó los ladrillos. Allí reunimos a los niños y les explicamos junto a nuestros vecinos mayores los objetivos que tenemos como espacio cultural.

La sede Horacio Alonso en construcción

Nuestra batucada está integrada por muchos artistas de distintos barrios de nuestra ciudad y tiene la particularidad de ser absolutamente inclusivo no haciendo diferencia por sexo, etnia, religión, u ideología, rompiendo con el individualismo. No somos “apolíticos” rompemos con el prejuicio del arte por el arte mismo, porque el hecho de participar en una batucada, en un centro cultural, en forma solidaria, comunitaria, amistosa, comprometiendo un tiempo con la identidad, creo que eso ya es una postura política.

Nos sentimos orgullosos que en un barrio popular como el FONAVI hemos generado este espacio, cuando la cultura en Junín ha sido muy perseguida y castigada, en principio por el terrorismo de Estado de la última dictadura militar y después por los diferentes debacles económicos que sufrió nuestra ciudad con la perdida de los talleres ferroviarios. Las políticas tibias que nunca la elevaron al rango de Secretaría de Cultura, le prohíbe tener presupuesto propio y la relega a funcionar como apéndice de otra Secretaría.

Hugo Suarez, Oscar y Daniela

A pesar de todo nos sentimos contentos de que existen cinco batucadas en nuestra ciudad, tres murgas, varios Centros Culturales en los barrios de Junín y eso creo que es un acto de resistencia de la historia para devolver y ofrecer a la sociedad la posibilidad de revivir la cultura como una expresión de arte popular en democracia.

Las dificultades que tenemos es justamente por la falta de una política cultural de parte del gobierno local. Si no fuera por la oxigenación que baja como subsidio por la emergencia económica del gobierno de la Provincia y que nos llega a través de la Dirección de Cultura municipal que dirige Javier Pironi, que le permite acercarse a los artistas locales, herramienta que no tuvo el anterior (Luis Bortolato) a pesar que estaba alineado con Provincia (Vidal) y Nación (Macri) y que tenía a la cultura, como dicen los chicos del barrio, “como el último orejón del tarro”. En ese sentido el gobierno de Kicillof ha hecho un gran esfuerzo y ha tenido la prudencia de bajar recursos sin dejar de lado a la Municipalidad, lo que expresa la pluralidad de su gestión.

En realidad el espectro cultural de Junín sufrió los embates de la mala situación económica de los últimos 5 años, la falta de peculios, apoyos logísticos y un verdadero proyecto cultural consensuado con las bases artísticas. Sí ha subsistido al olvido y al desprecio fue por obra de la autogestión, de la solidaridad mutua con organización, con unidad, con inclusión y fundamentalmente, como un acto de reparación ante todas las injusticias seguimos resistiendo, en nuestro caso desde la cultura popular en nuestros barrios.

*Miembro la Casa de Cultura Popular Horacio Alonso

 

Continue Reading
Arriba