Seguinos en

La Voz de Los Barrios

LA ESTUPIDEZ DE UN ESTADO CHICO COMO MÉTODO DE SOLUCIÓN

Opinión

LA ESTUPIDEZ DE UN ESTADO CHICO COMO MÉTODO DE SOLUCIÓN

LA ESTUPIDEZ DE UN ESTADO CHICO COMO MÉTODO DE SOLUCIÓN

 

«nunca hay vientos favorables si no sabes adónde vas»

Por Héctor Pellizzi

 

Alfonsin: Estado grande

En 1988 durante el gobierno de Alfonsin el aparato burocrático del Estado contabilizaba más de 900.000 funcionarios.  Durante el menemismo 500 mil estatales dejaron de pertenecer a Nación, una parte importante del personal, afectado principalmente a servicios de educación y salud fue transferido a provincias y municipios.

Memem: Estado chico

Con la masiva privatización de empresas y servicios públicos, otra parte cambió de empleador. Finalmente, un número no despreciable intentó -en su mayoría con poco éxito- incorporarse al nuevo batallón de cuentapropistas creado por los retiros voluntarios y los despidos involuntarios que acompañaron estos procesos. (Oscar Oszlak)

El Estado se achicó considerablemente e igualmente se llegó a la catástrofe del 2001.

Esper: «La solución es el Estado minúsculo»

En 2014 el gasto público era del 38% del Producto Bruto Interno (PBI), como muchos abyectos suelen poner como ejemplo los países nórdicos para desprestigiar a su propia patria, vemos que el gasto público oscila alrededor del 50% del PBI, 12 % más que en Argentina, vemos: Finlandia (58%), Dinamarca (57%), Suecia (50%) y Noruega (45%). En países como Australia (40%), Canadá (37%) o Estados Unidos (36%), el gasto público se ubica en el orden del 40% del PBI.

Cómo hizo Noruega para convertirse en el mejor entre los mejores (Infobae)

Entre 2015 y 2019 se perdieron en la administración pública 60 mil puestos de trabajo que no se redireccionaron al sector privado y quedaron en el limbo del desempleo. Entonces en 2019, 3.132.100 personas trabajaban para el Estado (sea municipal, provincial o nacional). Es decir que, según el ministerio, el 16% del empleo en Argentina es público. Ahora bien, veamos en los Estados de los países “serios” y del “primer mundo” que la tilingada suele mencionar: Noruega (30%), Dinamarca (29%), Suecia (29%) y Finlandia (25%) encabezan la lista. Francia y Reino Unido con 22 y 26 % y luego Argentina y Estados Unidos con 17 y 16 % cada uno.

Macri: Achicó al Estado, triplicó los planes ayuda y endeudó al país por 100 años

La cantidad de ministerios podría ser otro dato. La presidencia de Cambiemos arrancó con más ministerios que el anterior gobierno, pero terminó con 10. Los números nos dan información y deciden fehacientemente que lo del Estado chico como prototipo del auge económico, la prosperidad y la felicidad es una gran falacia, una farsa de algunos economistas empleados de las grandes corporaciones y un sinfín de simpatizantes que repiten como loros los análisis falsos. Los países escandinavos y sus sociedades respetadas, ¿funcionan mal? Siendo que sus Estados son mayores que el nuestro. No, rotundamente no.

Dinamarca: 29% de empelo público

Reducir el actual Estado argentino ¿sería reducir los empleados públicos, es decir personal policial, militar, de salud, docente, reducir jueces, fiscales, y administrativos en ANSES, AFIP, ARBA, Registro Civil, y etc?

¿En cuánto se achicaría el presupuesto si reducimos el salario de los políticos en un 30%? ¿Movería el amperímetro?

En la escuela nos enseñaron que tanto el minifundio como el latifundio no favorecen a la economía de un país, ni al bienestar del pueblo, porque uno y otro son ineficaces para eso. Es decir que lo justo sería una adecuada distribución de tierras.

Con respecto a la temática de Estado grande o chico sabemos que uno se torna raquítico y el otro en un elefante. No cometer la estupidez de darle al mercado el control del Estado mediantes sus CEOS insensibles e incapaces de ver más allá que números trogloditas. Ni hinchar la máquina del Estado para tapar los agujeros que dejan la falta de trabajo genuino y un plan estratégico de desarrollo económico.

La solución es hacerlo funcionar buscando el equilibrio lógico entre la industria pesada y la producción de materia prima con valor agregado.

Para eso se tiene que comenzar por la autonomía energética, la electricidad del ICE es carísima, representa, en promedio, un 30 % más que en otros países en competencia.

Séneca

“Por eso, cuando hablamos de planificación estratégica, hablamos de tecnologías para pensar el futuro y en ese futuro está el Estado. Qué grande o qué chico será, o cuántos empleados o ministerios tendrá, son cuestiones que carecerán de sentido si no se identifican las metas y los caminos para lograrlo. Como se le atribuye a Séneca, «nunca hay vientos favorables si no sabes adónde vas». (Blutman)

Continue Reading
Arriba