Seguinos en

La Voz de Los Barrios

LITTLE RICHARD ERA ROCK AND ROLL ANTES DE QUE EL GÉNERO EXISTIERA

Cultura

LITTLE RICHARD ERA ROCK AND ROLL ANTES DE QUE EL GÉNERO EXISTIERA

Su influencia se extendió de Bob Dylan a los Beatles y Erasmo Carlos.

 

Por José Teles

El Rock murió dos veces por desastres aéreos. En 1959, cuando el avión en el que Buddy Holly (más los cantantes The Big Bopper y Richie Valens) se estrelló, mató a todos los pasajeros y tripulación. Y en 1957, cuando otro avión, que viajaba de Australia a los Estados Unidos se estrelló en el mar, el pequeño Richard y su banda viajarían en ese vuelo. Pero anticipó su regreso a los Estados Unidos por diez días. Él escapó de la muerte, pero vio la tragedia como una señal del cielo para abandonar el rock and roll y abrazar la Iglesia de los Diez Mandamientos del Señor, que ya estaba dispuesto a hacer antes del viaje a Sydney. Solo moriría 63 años después, el sábado 9 de mayo de 2020, como resultado de un cáncer, a la edad de 87 años.

Little Richard, fuerza de la naturaleza

En el apogeo de su éxito, Little Richard fue capturado por conflictos existenciales y su música fue acusada de satánica por los pastores. Él mismo, con una sólida formación religiosa, consideró pecaminosa la vida que llevó desde que dejó su hogar, a los 14 años, porque su padre no aceptó un hijo «afeminado». Algo que nunca trató de ocultar, y aún lo reforzó usando ropas extravagantes, caminando por el suburbio  de Macon, su ciudad natal en Georgia, y teniendo sexo con cualquiera que viniera. Viajó con caravanas variadas, cantó en grupos y fue a trabajar a clubes nocturnos, donde vio todos los grandes del blue de la década de 1940: BB King, Hermana Rosetta Tharpe…

Grabó su primer álbum en 1951, un éxito menor en el sur de los Estados Unidos pero suficiente para que el padre reconozca el talento de Little Richard y por lo tanto fumaron la pipa de la paz. El padre sería asesinado poco después. Cuando los clubes nocturnos cerraban sus puertas, él intentaba suerte en la noche. «Solía ​​quedarme allí en el restaurante de la terminal de autobuses Greyhound en Macon, que estaba abierto toda la noche, viendo a la gente entrar e intentando que alguien, ya sabes, tuviera relaciones sexuales», dice Little Richard a su biógrafo.
Una de esas noches se encontró con Esquerita. No había nada en el mundo del espectáculo estadounidense como Esquerita (nombre cristiano, Esquew Reeder Jr). Cantaba y tocaba el piano mientras estaba de pie, golpeaba las teclas, saltaba, además de la ropa ruidosa, llevaba el cabello de Madame Pompadour. El pequeño Richard no cuenta lo que pasó entre los dos esa noche. Pero llevó a Esquerita al lugar donde vivía, y le enseñó a tocar el piano y cantar a su manera. Esquerita nunca tuvo éxito, disfrutó de la reputación de ser citado como la influencia de Little Richard. Pero fue considerado un bicho raro, una aberración, hasta el final de su vida. Murió pobre como resultado del VIH en 1986.

El estilo de Esquerita fue muy transgresor, incluso para Little Richard. De él solo adoptó el corte de pelo. En 1955, cuando fue contratado por Specialty, un sello que lanzó los llamados «récords de carrera», récords para consumidores negros en el sur, pero que también se vendió bien entre los blancos en California, Little Richard eligió cuatro canciones convencionales. El productor Bumps Blackwell que fue a Macon para grabarlo no estaba entusiasmado. El cantante en el escenario no era el mismo en el estudio. Después de otra sesión de grabación, Blackwell y Little Richard fueron a un bar con música en vivo.
De repente, bien conocido en el acto, Richard va al pequeño escenario, se para frente al piano y muestra lo que aprendió de Esquerita, cantando una canción agitada y letras pornográficas, abriendo con un grito agudo y primario: «Awopbopaloobop Alopbamboom / Tutti Frutti, el botín (el botín está «de vuelta» en lenguaje familiar). Era lo que Bumps Blackwell quería. Envió la canción a un letrista llamado Dorothy le Bostrie para que fuera más apetecible. Después de tres tomas, en 15 minutos, nació el rock ‘n’ roll más salvaje de la historia del género, en 1955, cuando una de las canciones más tocadas fue Love is A Many Splendored Thing, de la película Amor Sublime Amor. Tutti Frutti ni siquiera se llamaba rock ‘n’ roll. Poco después, Little Richard recibió una invitación para ir a Los Ángeles. La música explotó en California. En el resto del país
Little Richard y Chuck Berry fueron las mayores influencias de la generación de música popular nacida en la década de 1940, que hizo el sonido de la década de 1960.  Bob Dylan, cuando era niño, soñaba con tocar en la banda de Little Richard, que era un ídolo para John, Paul, George, Ringo, Mick Jagger y Keith Richards, Robert Plant, Jimmy Page, Erasmo Carlos, Roberto Carlos y Tim Maia, y niños en todo el mundo

LOS BEATLES

En 1962, cuando viajó para actuar en Inglaterra con el tecladista Billy Preston cuando era adolescente, Little Richard tenía la intención de cantar gospel y espirituales, alabar al Señor. Sin embargo, los chicos que llenaban los espacios donde cantaba querían escuchar a Tutti Frutti, Long Tall Sally, Slippin y Slidin, Rip it Up, Ready Teddy, Lucille. Finalmente se rindió y volvió al rock ‘n’ roll. En su presentación en Liverpool, presentó dos espectáculos con la participación del grupo más famoso de la ciudad, The Beatles (que estaba al borde de la fama), con quien viajaría para una serie de espectáculos en Hamburgo, Alemania.
El pequeño Richard se jactó de haberle enseñado todo a Paul McCartney. Fue más o menos lo que Esquerita le enseñó. Para relajarse al cantar. Nadie pudo imitar tanto a Little Richard como a McCartney, tanto en reescrituras como en canciones de autor, como I’m Down u Oh Darling. Años más tarde, Little Richard recordó el encuentro con los cuatro músicos de Liverpool en su biografía, sin ocultar su disgusto por John Lennon: “Me hice particularmente amigable con Paul McCartney, pero John y yo no nos entendíamos. John tenía una personalidad terrible. Era diferente de Paul y George. Eran amores. George y Paul tenían personalidades más humildes, ya sabes, sumisas. John y Ringo eran extraños, ambos. John se tiraba un pedo, saltaba a un lado y extendía el olor por todas partes, y eso no me gustó”.
Little Richard podría haberse detenido en su primera conversión en 1957. Cuando regresó, el mundo de la música estaba empezando a cambiar, y los Beatles fueron los principales impulsores de este cambio. Pero lo que hizo en solo dos años fue tan importante como los Beatles mismos en la década de 1960. El grito con el que Tutti Frutti abre es el equivalente en música popular a la apertura de la Quinta Sinfonía de Beethoven para música clásica: «Awopbopaloobop Alopbamboom»

Traducción: Héctor Pellizzi

José Teles nació en Campina Grande, Paraiba, Brasil, en 1955. Se radicó en Recife, capital de Pernambuco  en 1960. Es periodista, crítico de música, escritor y cronista del Jornal do Commercio desde 1980.

Continue Reading
Arriba