Seguinos en

La Voz de Los Barrios

“No se vive celebrando victorias, se vive superando derrotas”

Noticias

“No se vive celebrando victorias, se vive superando derrotas”

Emiliano Marcuchi nació en Capital Federal el 6 de agosto de 1972. Entre los 12 y los 18 años, por razones laborales de su madre vivió en Junín. Tiempo después, a los 24 años vplvió a la ciudad para trabajar en el Banco Provincia, ocupación que conserva hasta el presente.

La Voz de los Barrios- ¿Cómo y cuando te involucraste en política?
Emiliano- A partir del año 2000, la situación era muy delicada, aún trabajando en el Banco la plata no alcanzaba y muchas veces yo y mi familia necesitamos la solidaridad de algunos compañeros y conocidos. En un primer momento me involucro en lo gremial y posteriormente mi interés por la política tiene su correlato con la desaparición durante la última dictadura de dos de mis tíos, hermanos de mi madre. La curiosidad de saber que pensaban, que decían, que hacían esos tipos para que su final haya sido ese. Empecé a leer, a compenetrarme con el pensamiento de ellos. Busqué un lugar, un espacio político en Junín dentro del ciclo que inauguró Néstor Kirchner y al no encontrar lo que buscaba me acerqué al Movimiento Peronista Revolucionario, que conducía Marcelo koenig, Director de la Escuela de Gobierno, quien posteriormente se une a la Corriente Peronistas que conducía Lorena Pokoik y surge la Corriente Peronista Descamisados.

Nosotros hoy estamos en Hipólito Yrigoyen 1190, nuestra militancia básicamente se da en los barrios Emilio Mitre y Ricardo Rojas, consideramos que es una militancia bien territorial. Tenemos una relación con la gente muy prolongada ya que hace 12 años que vivo en el mismo lugar. Estamos muy conforme con lo que pudimos lograr, avanzar con nuestra agrupación. A futuro las perspectivas son mayores aún. Hoy confluimos en Unidos y Organizados.

La Voz- ¿Cómo ves el escenario peronista local?
Emiliano-Nuestra obligación como militantes es hacer de la política una herramienta de transformación de la realidad y eso se hace a través de la construcción de poder. Por eso estamos convencidos que es imprescindible el surgimiento de nuevas figuras en el escenario local. Nosotros no compartimos eso de que Junín es una ciudad gorila, yo creo que no existen las ciudades gorilas. Si Junín es una ciudad gorila algo tenemos que ver nosotros. No nos lavemos las manos, algo estaremos haciendo mal. Tenemos que hacernos cargo y de alguna manera salir a dignificar el significado de la palabra política. La política es una actividad, no puede ser buena o mala. La política es como la medicina, la medicina no es mala o buena, hay buenos médicos y malos médicos, en política hay buenos políticos y malos políticos, pero no podemos definir a la actividad en sí como buena o como mala. De allí es que nosotros salimos a tratar de que la gente vuelva, se siga incorporando y comprometiendo, porque la única manera de cambiar las cosas es a través de la participación política.

La Voz- ¿Qué percepción ustedes tienen de aquellas personas que se han beneficiado tanto en este gobierno y que de pronto votan en Massa?
Emiliano- Yo estoy aquí hablando con vos y no me estoy acordando de la heladera que está en mi casa, porque se que tengo una heladera que funciona, si yo supiera que mi heladera está sin funcionar, descongelándose y hachando a perder las cosas, no estaría tranquilo aquí hablando. La gente está conforme con los derechos adquiridos y ahora necesita otros derechos y el gobierno tiene que decirle como va a solucionar los problemas que todavía no se solucionaron. Y es allí donde hay que hacer eje, foco. No se vive celebrando victorias, se vive superando derrotas. La batalla que se debe dar es cultural. ¿La gente en general, la gran mayoría que vota a Massa es conciente a quien vota? Si bien es cierto que el kirchnerismo ha logrado que mucha gente se involucre en política, y lean y estudien y piensen, falta involucrar, organizar a la otra porción del pueblo que influenciada por los medios masivos de comunicación, repite lo que ve en la televisión y que debería en realidad plantearse un cambio profundo en la manera de ver, de apreciar lo que debe ser en la vida. Hasta que no ganemos esa batalla cultural las cosas se van a complicar muchísimo. Mientras se crea que el aviso de la TV que dice que si uno compara el auto tal vas a tener suerte hasta con las casadas y te vas a tener que ir rajando cuando venga el marido y menos mal que tenés el auto tal para salir picando. Mientras pensás que sea ese, que soy lo que tengo, entonces estamos mal. Allí parte un montón de problemas que tenemos como sociedad, inclusive el de la inseguridad. Porque vivimos generándole a la gente la necesidad de consumir y de tener tal cosas y si en determinado momento no la tenés, no sos, no pertenecés, y eso genera marginalidad, rencor, odio, resentimiento. Por eso la militancia tiene un rol preponderante en la lucha cultural, nos tenemos que dar la licencia de ser críticos, porque la militancia debe ser critica, no puede ser una militancia obsecuente. Tenemos la obligación y el derecho de mejorar.

Continue Reading
Arriba