Seguinos en

La Voz de Los Barrios

Nostalgia de los amigos

Noticias

Nostalgia de los amigos

Perder amigos ha sido constante
a lo largo de todo mi camino,
perder amigos es herida abierta
y resiste a cerrarse en el olvido.
El primero fue Lalo, paradoja,
heredero de familia de alta cuna
aquel Mayo en París marcó su rumbo
y en nuestro norte culminó su lucha.
Sincero, comprensivo y solidario,
cercano en la alegría y la amargura.

Hugo, el francés , de humor inagotable
con lenguaje florido y elocuente,
dejó su cuerpo en un cruce de vías
en el marco de un acto combatiente.
Rememoro su gesto hospitalario
en la casa del barrio providence.
Intelectual de fuste en el debate,
de escritura sagaz e inteligente.

A poco fue Fernando, incomparable
compañero del tiempo de la UCA,
su noble corazón sufrió el quebranto
sometido en la ESMA a la tortura.
Recuerdo el viaje allende las montañas
cuando partimos rumbo a la aventura.
Analista brillante, alma sensible,
con amplio repertorio de cultura.

De Pato sé muy poco, hubo un secuestro
con un traslado clandestino a Chile,
las garras del Plan Cóndor se extendían
aplicando sus métodos terribles.
Su sangre se fundió allá en las mazmorras
con tanta sangre que tiñó al copihue.
Como se dijo de Antonio el Camborio
era moneda viva irrepetible.

¿Cómo olvidar a Antonio? ¿Quién tuviera
toda la magia de Miguel Hernández?
Convocarlo a mi huerto y a mi higuera
para charlar un poco como antes.
Vale por él lo que dijera el poeta
del hachazo invisible y homicida,
desde el brazo del Estado terrorista
que en forma artera le quitó la vida.

En fecha muy cercana cayó Pedro,
camarada de causas juninenses,
cerraba en San Fernando su trayecto
de coraje y entrega permanente.
Abogado tenaz en Tribunales,
servicial sin reservas con la gente.
Tanto podía caminar el barro
como darle consejo al Intendente.

Juan no cayó luchando, sin embargo
su vida se quebró junto a Fernando,
de presencia constante y generosa
abrazado a la memoria del hermano.

No todos mis amigos se alejaron
por el negro sendero de la muerte,
hubo otros que se fueron caminando
por un rumbo distinto al de mi suerte.
Duelen los casos que nos distanciaron
detalles de política pequeña,
personas que no aceptan diferencias
aunque estemos tras las mismas banderas.
¡Qué tristeza me da perder afectos
por cuestiones de poca trascendencia!

En estos tiempos de ritmo muy volátil
¡es tan difícil encontrar amigos!
Por suerte permanece inalterable
la presencia de algunos muy queridos
con quien podemos continuar creyendo
en que aún la amistad es algo vivo.
¡Ojalá no regresen tempestades
que apaguen este faro en mi destino!

Daniel Cormick

Continue Reading
Arriba