Seguinos en

La Voz de Los Barrios

PEREZ EZQUIVEL: LA ENORME GRANDEZA DE UN PACIFISTA

Derechos Humanos

PEREZ EZQUIVEL: LA ENORME GRANDEZA DE UN PACIFISTA

PEREZ EZQUIVEL: LA ENORME GRANDEZA DE UN PACIFISTA

«la paz no se regala, la paz se construye».

 

El MOVIMIENTO POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS DE JUNÍN, celebra los 40 años del Premio Nobel de la Paz a Adolfo Pérez Esquivel.

Por primera vez un presidente argentino recibe al Premio Novel de la Paz que le fue otorgado en 1980 mientras era perseguido por la dictadura militar. El acto fue emotivo porque contó con las palabras del papa Francisco, el teólogo Leonardo Boff y ex presidente brasileño Luis Inacio “Lula” da Silva, además de algunos tramos de su propio discurso ante la Academia Sueca.

En Junín, por iniciativa de Coca Prieto, Margot y Norma Goycochea, militantes y colaboradoras de Esquivel, visitó Junín, ocasión en que la Iglesia Matriz San Ignacio de Loyola, le cerró las puertas en actitud despreciable que la grey católica conservadora apoyó con uñas y dientes.

Este artista y pacifista se dedicó a la escultura, licenciado en bellas artes, doctor en arquitectura y urbanismo ejerció la docencia en la Universidad de La Plata. Se alineó junto con los seguidores de Gandhi y de la no violencia. Fundó en 1973 el periódico Paz y Justicia, e hizo una férrea defensa de los derechos humanos en el área de influencia latinoamericana.

El 4 de abril de 1977, mientras hacía gestiones para renovar su pasaporte, fue detenido en Buenos Aires y encarcelado sin proceso judicial alguno, el 5 de mayo fue torturado y secuestrado en uno de los llamados «vuelos de la muerte» del que consiguió salvarse a  último momento. Presionada la dictadura desde el exterior tuvo que ponerlo en libertad el 22 de junio de 1978.

En diciembre del 1988 protagonizó una huelga de hambre para manifestarse en contra de la amnistía a los militares argentinos acusados de violar los derechos humanos.

En 1990 denunció al gobierno de Menem ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU por interrumpir los procesos judiciales pendientes.

Entre sus innumerables trabajos literarios destaca Caminando junto al pueblo (1995), donde cuenta sus experiencias en la lucha por el ideal de la no violencia en América Latina. Esquivel está involucrado en el Proyecto Aldea Niños para la Paz que atiende a numerosos menores en situación de riesgo social.

Sobre la situación hoy de Venezuela manifestó que ese país tiene dificultades pero no es una dictadura y que el informe Bachelet es parcial.

 

Continue Reading
Arriba