Seguinos en

La Voz de Los Barrios

SARMIENTO VOLVIÓ A SER DE PRIMERA «A»

deportes

SARMIENTO VOLVIÓ A SER DE PRIMERA «A»

La misteriosa mano del destino
Sarmiento volvió a ser de Primera “A”
La vida está impregnada de verdades y espejismos, de realidades y fantasías, de euforias y desencantos, a veces regida por rigurosa disciplina, en algunas circunstancias sujeta a caprichos del azar y en muchas ocasiones guiada por una mano misteriosa que, a fuerza de desconocer su nombre, la llamamos destino.
Y en esas metáforas que dibuja el destino, Sarmiento volvió a vivir -como en los días finales de 2014- otra noche de consagración, el regreso al fútbol más grande del país y la posibilidad de participar en competencias internacionales, en el mismo escenario deportivo de aquel entonces: la cancha de Unión de Santa Fe.
Precisamente, por esas extrañas paradojas del destino, en este idéntico sitio pudo borrar ya, por dos ocasiones, el amargo momento que significó el descenso consumado el 5 de febrero de 1983, también en el estadio “tatengue”, en un partido que incluyó un corte de luz intencional y un resultado manchado por los oscuros fantasmas de la peor sospecha.
La historia -¿el destino?- le otorgó la oportunidad de vivir dos de sus momentos más gloriosos, dos de sus tres ascensos a la Primera División “A”, en esta misma cancha donde una vez perdió el lugar en la divisional de privilegio. El fútbol que siempre da una revancha, a Sarmiento le otorgó dos, y en ambas con vuelta olímpica incluida.
Es cierto que en esta ocasión faltó la hinchada en las tribunas, que no hubo banderas, que estuvieron ausentes los cánticos, pero miles y miles de almas ubicadas frente a los televisores de toda una región alentaron, gritaron, se emocionaron, palpitaron con el desarrollo y dieron rienda suelta a la alegría por esta conquista que quedará perpetuada, como las anteriores, en la memoria de jugadores, simpatizantes y directivos.
Sarmiento de Junín -aunque se sabe, no todo Junín es de Sarmiento- representa a los hinchas futboleros de una vasta zona geográfica, que pueden ver a los grandes equipos, como Boca, River, Rácing, Independiente, San Lorenzo, muy cerca de sus pueblos y ciudades, a través de la participación del verde en la máxima categoría.
Y pese a que hoy los estadios están vacíos de calor popular, de la fiesta incomparable que le otorga marco y emoción al deporte más apasionante para los argentinos, la pandemia un día será amarga pesadilla del pasado y el público podrá volver a las canchas, para habitar las tribunas y disfrutar en vivo y en directo del “arte de lo imprevisto”, como definió a este juego el inolvidable Dante Panzeri.
Ese día, el del retorno del público a los estadios, cuando cantar y abrazarse con el otro deje de ser peligroso, se recuperen los hábitos humanos más nobles y desaparezca el miedo a compartir masivamente los instantes felices, habrá llegado el momento del reconocimiento a quienes participaron de esta gesta deportiva, de ofrecer con gratitud el tributo del aplauso a los que defendieron la camiseta verde, de honrar a todos los protagonistas de este título de campeón.
Por ellos – y por la misteriosa mano del destino en la cancha de Unión- Sarmiento volvió a ser de Primera “A”
Continue Reading
Arriba