El sueño maradoriano del club Nápoles en La Boca

Tomas Lerner y la realidad del Club Social Nápoles

 

LA VOZ DE LOS BARRIOS conversó con Tomás Lerner en el barrio de La Boca, militante social y político desde los 14 años en el  frente secundario de la Campora, cuando Cristina Kirchner ampliaba derechos e interpelaba a la juventud. Posteriormente se integró a los trabajos territoriales del barrio en la UB Esquina  de la Lealtad y actualmente es Secretario de la Juventud Peronistas de la Ciudad y referente del club Social  Nápoles – Diego para siempre –

Nosotros, nos dice Tomás,  venimos de una construcción política muy responsable y con el objetivo de ampliar nuestro trabajo en lo social alquilamos un viejo caserón en Rocha 915 en el barrio de La Boca para instalar un centro cultural y deportivo.

La muerte de Diego Maradona nos tocó profundamente como a todos los argentinos y decidimos homenajearlo con el nombre de “Club Social Nápoles”– Diego para siempre- Este es un barrio, que carece de clubes y de espacios deportivos a pesar  de ser un  barrio con mucha identidad futbolera y cultural y de tener al club Boca Jr. como insignia, pero que no alcanza para satisfacer las necesidades  de las chicas y los chicos del barrio.

Comenzamos en diciembre último con las obras de reparaciones y de construcción del predio  y estamos pronto a inaugurarlo, que será el día 29  de octubre.

El sueño es que La Boca cuente con otra institución social y deportiva. Ya estamos funcionando  con talleres de oficio, apoyo escolar y las prácticas de básquet en el playón de Lamadrid e Iberlucea y patín sobre Garibaldi. Pensamos hacer práctica de fútbol y  hockey, así como también el inicio de yoga en nuestro espacio.

Vamos a instalar un punto digital para todas las actividades que requieran informática y herramientas virtuales. Estamos elaborando un taller de serigrafía y de encuadernación. Reflotaremos un proyecto de anfitriones turísticos para los jóvenes del barrio, en convenio con  ACUMAR, Ministerio de Turismo y el Ministerio de Trabajo, que iniciamos en los últimos meses de la pandemia y ya tenemos 20 jóvenes capacitados.

La idea es crear sentido de pertenencia, integrar, incluir, lo que demanda el momento, las angustias y las instancias políticas que requieren redes de contención. Hoy contamos con ollas populares por ser un barrio desprotegido por la ausencia de políticas públicas, la falta de acceso a los alimentos, la falta de ingresos, de trabajo y la problemática particular del barrio que es el derecho a la vivienda, cada vez más vulnerado por un modelo de violencia inmobiliaria que empuja y alienta el macrismo a través del gobierno  de la ciudad que hoy encarna Larreta y que ya cumple más de 15 años de incumplimiento de la ley de habitat y ambiente de barrios.

Foto: El grito del Sur

Ley que debería fomentar y garantizar el acceso a la vivienda, pero contrariamente alimenta la expulsión de las familias. Se priorizan los negocios inmobiliarios y una política de desalojo cercana  a dos expulsiones semanales, de hecho, hace dos días hubo un allanamiento en Suarez y Necochea con desalojo, dejando seis familias con niños en la calle.

En realidad el negocio inmobiliario se fortalece con el aumento del valor del suelo y así el gobierno de la ciudad  potencia los desalojos de los conventillos, por la falta regularización  de los inquilinatos. Las familias deben emigrar a la Isla Maciel, a otros barrios y a la provincia, configurándose un desarraigo que perjudica la escolaridad de los estudiantes, de los trabajadores y la convivencia  social.

Horacio Rodríguez Larreta, responsable por el deterioro del barrio

Otros de los problemas del barrio, es que el gobierno de la Ciudad mira para otro lado con el ascenso del narcotráfico, cada vez hay más consumo en las calles de pasta base y crak y más allá del esfuerzo de los trabajadores de la salud y las organizaciones sociales no hay ninguna política pública de salud comunitaria. Nosotros mismo vamos a organizar un proyecto de prevención a las enfermedades infectocontagiosas y a las adicciones.

La Voz de los Barrios junto a Tomás Lerner y Mauricio Benítez

LA VOZ-  Para finalizar ¿cómo ve la actual situación política del país?

 

TOMÁS- La situación actual está difícil, muy cuesta arriba, derivada de las consecuencias de la  pésima gestión del macrismo y de los años de pandemia. Se está tratando de sortear una economía  que tiene como principal obstáculo el condicionamiento que nos impone el FMI y la posterior mala administración de del ministro Guzmán que nos dejó un modelo inflacionarios y ajustes sobre servicios esenciales.

La situación social es angustiante, por la caída del poder adquisitivo, pero a su vez con la esperanza del proyecto político que supo representar como nunca el peronismo y los años de Néstor y Cristina. Por eso la preocupación y el temor de los poderes concentrados con Cristina y con lo que simboliza ella como motor de optimismo.

 

 

 

COMPARTIR:
El sueño maradoriano del club Nápoles en La Boca
Menos show y más seguridad
Pedroza: “La prioridad es brindar más y mejor enseñanza”
Seguir Leyendo :
Opinión
Más Leídas