Por Gabriel Fernández

La violenta policía de Alberto Fernández

 

¿Por qué Alberto Fernández y no Kicilliof, Berni o Aníbal Fernández? Porque Alberto es el comandante de las fuerzas Armadas, ¿o nos olvidamos? A una orden de él se mueven los batallones, se les da de baja a generales, capitanes, Coroneles y jefes de Policía. Una orden de él y se imponen las políticas en las fuerzas públicas.

Aquí republicamos una nota de Gabriel Fernández, que les da vergüenza  a los peronistas, pero mucho más a los militantes de la resistencia.

 

Gabriel Fernández

Estuve ahí

Por Gabriel Fernández *

Siempre es mejor decir la verdad. Nos favorece.

La policía bonaerense estaba dispuesta a reprimir. Hice la cola con miles de personas, incluidos familias con pibes muy chicos, para ingresar al estadio. La policía empezó a disparar balas de  goma sin que nadie nadie, nadie hiciera nada en su contra, agrediera o generara desmán  alguno. Esas personas no habían concurrido a un acto contra las fuerzas de seguridad, sino a ver un partido.

La cantidad de balas disparadas era gigantesca, al punto que me disuadió de correrme hacia otra puerta de ingreso. Pero allí, además de balas disparaban gases lacrimógenos.

 

Le avisé a mi hijo que estaba dentro del estadio. Al rato, eran reprimidos los que querían entrar y recibían gases los que querían salir, encerrados por las puertas que manejaba la policía y Aprevide.

Era, ostensiblemente, una encerrona preparada. Como me di cuenta, le dije a varios hinchas amigos: Vamos. Esto no tiene nada que ver con entradas ni con desmanes de la gente. Estos vienen a reprimir. Tienen una orden.

 

Bien, en mi interpretación inicial, se trataba de una cama para perjudicar al gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Claro.

Pero resulta que enseguida sale Sergio Berni en los medios. Justifica el accionar de la policía y le carga el fardo a las “barras” y al “mundo del fútbol”.  Dijo que había “violentos que querían romper la cancha para entrar”.

Todo mentira. La barra de Boca no estaba –habría individuos sueltos por ahí, no más-, la de Gimnasia estaba adentro –íntegra- y nadie intentó violentar nada para entrar. Yo estaba allí: nos empezaron a disparar sin que nadie hiciera ningún gesto agresivo hacia la policía, ni hacia nadie.

Como comprendí, por cierta experiencia, que estaban decididos a reprimir fuerte, me corrí hacia otro acceso, pero allí además de balas estaban lanzando gases lacrimógenos. ¡15 minutos al menos, antes del inicio del partido! Le dije a mis amigos: Vamos, esto va para largo y van a seguir disparando.

Ningún hincha presente hizo un solo gesto que justificara la brutal represión.

 

Pero desde ese momento, durante más de 60 minutos, dispararon balas de goma y gases lacrimógenos sin parar.

Cuando escuché a Berni hablar de las “barras”, las “entradas”, el “mundo del fútbol” y los “violentos”, me dije voy a escribir esto. Esto que usted está leyendo.  Porque al encubrir la operación que, ostensiblemente, se le hizo al gobierno de la provincia de Buenos Aires en el Bosque, el titular de Seguridad colaboraba con los operadores.

 

Pensé ¿Este es boludo o es parte del operativo? Pensé: A esta altura, da lo mismo.

 

Nos cagaron a tiros. Nos llenaron de gases. Miles y miles de triperos dispuestos a ver un partido.

Compañeros: a veces se encabritan cuando decimos la verdad sobre las operaciones económicas recientes. No se enojen. El tema es el mismo: Decir la verdad nos beneficia; mentir beneficia a quien opera en contra del pueblo y de sus intereses.

Berni justificó la represión

Creo que un sector importantísimo del Frente de Todos tiene que poner las barbas en remojo.

 

Porque, insisto, mentir no nos beneficia.

Si hay un apriete económico, judicial, policial, es preciso decirlo en vez de justificarlo para dar idea de “manejamos todo” y “está bajo control”.  La gente lo entenderá. Y acompañará.

Pero hay que dejar de decir macanas sobre situaciones que están a la vista. Y con testigos.

 

El operativo en el Bosque estuvo armado.  No tiene relación con entradas, barras, violentos y enfrentamientos entre rivales.

El tema de la verdad no es una cuestión de principios. Es un asunto de beneficios para el espacio nacional popular.

 

  • Director La Señal Medios
COMPARTIR:
La violenta policía de Alberto Fernández
La ciudad sigue al ritmo de Mario Meoni
De la resignación a los sueños
Seguir Leyendo :
Opinión
Más Leídas