Seguinos en

La Voz de Los Barrios

SALUD MENTAL: LA GUERRA CON QUE EE.UU. AMENAZA A NUESTRO PAÍS

Opinión

SALUD MENTAL: LA GUERRA CON QUE EE.UU. AMENAZA A NUESTRO PAÍS

La guerra no convencional con que EE UU ha practicado en otros paises debe ser un alerta para Argentina, donde la oposición pro colonialista trata de desvirtuar y eliminar al gobierno popular.

 

 

 

 

Las imágenes de los cuerpos de afganos cayendo desde el Boeing estadounidense que despegó de Kabul hace unos días hicieron la comprobación histórica a la reflexión de Eduardo Galeano, «cuando Estados Unidos ‘salva’ a un pueblo, lo deja convertido en un manicomio o en un cementerio».

Joe Biden lo refrendaría días después. Nunca estuvo en los planes convertir a Afganistán en una nación o una democracia unida sino la necesidad de alimentar su voraz aparato armamentístico mientras avanzaban en su intento por recuperar influencia mundial.

La utilización de «sanciones económicas», no pretenden sino «generar dolor» en la población civil con el fin de doblegar políticamente a los liderazgos contrarios. Es el claro ejemplo de Cuba y Venezuela en América Latina.

Tal y como lo definiría Craig Faller y Elliot Abrams, operadores políticos y militares del Pentágono, solo se necesita de cierta «paciencia estratégica» para cosechar resultados ante tal política de agobio y cansancio.

Hay valiosos esfuerzos para no olvidar las acciones emprendidas en la desestabilización de Venezuela. Quizá las tácticas de sabotear la economía han sido las más visibilizadas, pero el daño hecho a lo profundo de la psique de la sociedad continúa sin la atención merecida.

La salud mental ya no es un tema tabú que deba esconderse ya sea por prejuicios o estigma. Aquello que no nos permite una vida plena y que forma parte del mundo más íntimo, debe ser silenciado, relegado a los consultorios de psicólogos y psiquiatras. El asunto merece una revisión.

Max Manwaring, del Instituto de Estudios Estratégicos de los Estados Unidos, al dar aportes en cuanto a cómo agredir a Venezuela, consideraba que lo ideal era una guerra no convencional, pues este tipo de conflicto «es principalmente psicológico-político y está dirigido al terreno humano, más que al territorio geográfico». A su parecer, el «centro de gravedad primario» no es militar, sino fundamentalmente de «opinión pública y liderazgo». «Está dirigida a explotar las vulnerabilidades de sus adversarios y a sus preceptos psicológicos».

Venezuela ha sido víctima de un asedio con impacto a todos los niveles. El Centro de Investigación Económica Política publicó un informe donde se calcula que al menos 40.000 personas han muerto por razones asociadas a las sanciones económicas (y esto antes de la pandemia, donde se boicoteó el acceso a recursos para acceder a vacunas).

Se trata de formas de violencia más sutiles, permanentes e invisibles, que buscan derrotar no al Gobierno venezolano, sino a Venezuela como sociedad.

 

Conceptos extraídos de una nota de José Negrón Valera

Iustraciones: Víctor Rebuffo

Continue Reading
Arriba